MOUS y las trampas de la vanidad

Estándar

En 1995 supe por primera vez de las certificaciones que daba Microsoft a sus usuarios de Office y el orgullo de ser de esos pocos mortales que pudieran jactarse de tener tal reconocimiento se apodero de mi, asi que de manera persistente (esta bien mama, “terca” es la palabra correcta) me dedique a buscar esa certificacion, dado que la oferta la encontre en una pagina de EU busque las opciones en Mexico, fueron muchas llamadas y muchas caras de “de que me esta hablando?” pero al fin encontre el poder presentar el examen en una firma de entrenamiento muy al sur de la ciudad de mexico.

Una ves que pague los derechos y despues de varias cancelaciones de ellos y mias por llego el momento de presentar el examen que me haria algo mas que un simple mortal, ese examen me elevaria a una condicion de heroe y podria llamarme a mi mismo “experto”.

Pero me esperaba un largo camino

Para empezar el dichoso examen era en una maquina vieja, era aplicado via Internet cuando en esa epoca las conexiones eran escasas y muy poco confiables.

En segundo lugar el examen resulto confuso en sus instrucciones y exagerado en sus requrimientos, tareas tan faciles como imprimir o guardar las marcaba erroneas…. Y para colmo se fue la luz y no tenian baterias de respaldo!!

Pague caro mi orgullo, la calficacion me puso en mi lugar y enfoque mis esfuerzos en afinar las habilidades en las que era debil y me empeñe en razonar las que segun yo dominaba muy bien.

La primera calificacion fue resultado de un mal diseño de producto, Microsoft nunca ha sido bueno en eso, pero no fue un accidente, necesitaba algo que me ubicara y me orientara hacia un objetivo de aprendizaje serio.

Hace unos meses me llego un correo con la oferta de la certificacion de parte de la universidad Tecmilenio, salvo perderme para encontrar la escuela no hubo mayor problema, el examen sigue adoleciendo de fallas 14 años despues, pero es muy probable que si tienes el conocimiento lo pasaras, solo ten cuidado de que tu vanidad no sea la que te lleve a presentarlo, y si es asi dejala fuera de la sala donde lo presentaras.

Y mira, por fin lo tengo!!! mi vanidad esta satisfecha 🙂
RLH_MOS_Diploma

Anuncios

Un comentario en “MOUS y las trampas de la vanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s